Sentencia tarjetas revolving: son usura según el Supremo.

Tarjetas Revolving - peligros y cómo funcionan

La sentencia de las tarjetas revolving determina que un interés del 27% de WiZink es usura. Descubre las claves de la sentencia dictada por el Tribunal Supremo.

Las tarjetas revolving se han convertido en una posibilidad de acceso al crédito para personas con pocos recursos. Sin embargo, como te cuento en el artículo Qué son las tarjetas revolving y cómo funcionan, la baja cuota que se suele abonar con estar tarjetas puede provocar la creación de una deuda perpetúa tal y como apunta el Banco de España.

En este artículo te explico lo más importante de la sentencia del Tribunal Supremo sobre las tarjetas revolving de marzo de 2020.

¿Qué analizaba el Supremo en esta sentencia?

El Tribunal Supremo resolvía un recurso de casación presentado por WiZink tras perder en dos instancias anteriores la demanda de una usuaria que consideraba que el interés del 27% aplicado en las compras que había realizado con la tarjeta era “usura”.

La sentencia rechaza el recurso de la entidad financiera que, además, deberá pagar las costas del proceso y se basa en los siguientes puntos:

  • El Tribunal Supremo reclama que las tarjetas revolving pueden crear “deudores cautivos”.
  • La sentencia exige que la entidad financiera compruebe la solvencia del cliente antes de conceder la tarjeta porque concederlas de “forma irresponsable” con tipos “muy superiores a los normales” no puede ser protegido “por el ordenamiento jurídico”
  • También habla de “una concesión ágil”, es decir, la que práctica, por ejemplo, cualquier comercial del banco en los pasillos de un centro comercial. Si la entidad bancaria hiciera un estudio pormenorizado de la capacidad de endeudamiento del cliente sí podría (eso está reconocido) imponer un interés más elevado que el interés habitual del mercado.

¿Por qué son usura las tarjetas revolving?

  • El Supremo, a diferencia de las anteriores instancias judiciales, no vincula las tarjetas revolving al crédito al consumo. Acepta la petición de la entidad de que las tarjetas revolving y las de crédito son un tipo de crédito en si mismo. Esta diferencia es importante porque no hay un criterio objetivo para determinar qué es y qué no es usura; solo se habla de interés “notablemente superior al normal”. Si la comparación es con el crédito al consumo (27% de la revolving de Wizink frente al 6% del crédito al consumo) la usura parece evidente, pero si lo comparamos con la media de tarjetas de crédito y revolving (27% frente a 20%), la usura no es tan clara.
  • Para determinar sí es usura o no, el Supremo razona que el 20% medio de las operaciones a crédito “ya es muy elevado” y, por tanto, “el margen para subirlo sin caer en la usura es muy pequeño” y “no quiere caer en un absurdo en el que la usura se determinase al acercarse al 50%”.
  • Además, el Supremo abre la puerta a recurrir estas operaciones por falta de transparencia en su comercialización.

Tarjetas revolving: ¿qué va a ocurrir a partir de ahora?

Por un lado se multiplicarán las reclamaciones ya que en función del tipo de interés al que se haya realizado la operación, será más o menos factible que un tribunal nos dé la razón. Si nos dan la razón, la entidad bancaria tendrá que devolver los intereses cobrados.

Por otro lado, las tarjetas revolving seguirán existiendo pero las entidades bancarias se tendrán que cuidar de estudiar mejor la capacidad de endeudamiento de sus clientes, si no quieren seguir incurriendo en el mismo error, o rebajar los tipos de interés hasta situarlos a un nivel similar al de una tarjeta de crédito.

Además, estamos a la espera de que se apruebe una Orden Ministerial que busca incrementar la transparencia y proteger al deudor en el caso de las tarjetas revolving. Esa norma podría limitar la capacidad de endeudamiento de un particular, exigir que en las tarjetas revolving se pague cada mes un porcentaje mínimo de capital (y evitar así la acumulación de intereses) y exigir un mayor estudio de la capacidad de endeudamiento del consumidor.